El hombre como ser inacabado tiende a completarse y hacerse autónomo a través de su existencia. La educación es ese factor inherente a su vida, íntimamente relacionado a él, sin el cual no podría subsistir ni realizarse .Así, a la vez, la educación del hombre constituye el elemento integrante de la sociedad humana, cuyas manifestaciones son: el lenguaje, el derecho, el arte, la ciencia... La educación es así una función humana, vital y autónoma.

La dirección, personal docente y demás miembros de la comunidad educativa RAFAEL DÍAZ SERDÁN, conscientes del valor y alcances de la educación pretende lograr el rescate de los valores humanos olvidados y tratar de responder con nueva actitud y acción a este compromiso necesario, para una educación íntegra del ser personal de hombre, así como mantener aquellos que aún permanecen, a fin de reforzarlos y acrecentarlos. De acuerdo a esta concepción nos proponemos una pedagogía que surge a partir de la idea del hombre como ser singular, original, con vocación a la superación, con capacidad de ser llamado y de responder, de interrogarse a sí mismo, sobre su destino y del mundo que lo rodea, como una libertad, como una creatividad, iniciativa, originalidad, actividad, participación, como alguien referidos a otros que debe realizarse dentro de éstas dimensiones.


La formación personal y comunitaria de los alumnos no es solo el objetivo de la escuela, sino también de la familia, de ahí la importancia de que exista un vinculo entre escuela y familia que permita una unión comprometida y responsable, integrando armónicamente la educación de ambos, unificándose en un solo criterio y haciendo de ello un hogar de enriquecimiento y expansión, un medio permanente de responder a sus inquietudes y prepararles a su vida de hombres y ciudadanos libres y responsables de su propio ser, hacer y tener. Es por esto que la Escuela "RAFAEL DÍAZ SERDÁN", pretende ser el lugar de encuentro para el crecimiento y enriquecimiento personal, mediante la formación de una verdadera comunidad educativa. El profesor ha de ser en ella, el guía, el orientador, quien acoge a cada uno, quien tiene todo dispuesto en el salón para que siempre encuentre respuestas, el alumno, a sus inquietudes. Es quien escucha, propone y toma en cuenta las opiniones y sugerencias de los educandos. También es quien está en continua comunicación con los padres de familia como corresponsables del proceso personal de los educandos.


De esta manera en cada una de las instancias y niveles que ofrecemos: preescolar, primaria y secundaria pretendemos responder con eficacia a las etapas de desarrollo correspondientes, y el paso de cada uno y otro, pretendemos que sean en forma gradual y progresiva. Habrá continuidad entre los tres niveles constitutivos de la escuela para que el educando se desarrolle realmente en forma armónica e integral, por unificaciones sucesivas, según corresponde a la formación del hombre - persona.