"Nuestro propósito es que cada niño reconozca y potencialíce las habilidades que lo lleven a desarrollarse en forma integral haciéndose partícipe de su propia educación y así convertirse en agente de cambio para sí y su comunidad."

 

La Educación, que como compromiso esencial, tiene la Enseñanza básica o Elemental, se refiere fundamentalmente, a conseguir en el educando aquellas cualidades, las propias de su edad, que prosiguiendo a las adquisiciones  progresivas del preescolar, habrán de sentar las bases, los prerrequisitos, de una personalidad bien integrada.

Así, el quehacer de este nivel básico primaria – secundaria, deberá preocuparse a través de todos los medios y recursos, inclusive el programa, a favorecer en cada alumno, la conquista de lo que le es fundamental:

• Confianza básica en sí mismo,
• Autonomía,
• Iniciativa,
• Aprendizajes “elementales” sólidos,
• Sentido de la propia identidad,
• Aprecio y sentido de su intimidad,
• Capacidad creativa,
• Integración de la personalidad




La pedagogía personalista y comunitaria  del padre Pierre Faure que es el eje rector de nuestro proyecto pedagógico, está al servicio del crecimiento de cada uno de los alumnos que la conforman y les ofrece unos medios de progreso, de promoción, de unificación, a través de unos instrumentos de trabajo que tienden siempre a desarrollar su espíritu, su capacidad de observación, de descubrir, razonar, ensanchar sus horizontes y sobre todo  a hacerles responsables  de sus propias adquisiciones a través de su manejo y trabajo personal, autocorrección, planeación...

Así pues, los instrumentos adecuados a una tal forma de educar reúnen las siguientes características:

• Permiten una actividad intelectual: “El niño aprende moviéndose” (Montessori), movimiento que no tiene que ser sólo mental, sino también corporal. Por lo tanto, los instrumentos de trabajo que tienen a su disposición en el aula provocan un movimiento corporal y mental ordenado, que llevará a los alumnos a la adquisición del saber mediante un equilibrio.

 

• Enseñan al alumno a usar las cosas de un modo normal, que significa que alcancen la “normalización” entendiéndola no sólo como un “buen uso de las cosas” , sino como un aprendizaje de hábitos: finura, delicadeza, respeto a los demás, dominio de sí, responsabilidad, alegría por la cosas “bien hechas”, tomando conciencia de que es él mismo quien debe conducir su actividad.

 

• Están orientados a lograr en el niño la coordinación de movimientos (interior y externamente), y como consecuencia o exigencia, el dominio de sí. Por ello  se les proporcionan actividades que procuren la búsqueda, la investigación, progreso personal. Esto produce en los alumnos la alegría inmensa, profunda, de ir haciéndose, poco a poco, dueños de sí, de sus propias actividades, haciéndolos responsables y libres.

 

• Están adaptados a la edad y nivel del alumno. Por ello las guías de trabajo son un instrumento de personalización y no sólo de individualización del trabajo. Llevan indicaciones claras y precisas orientadas a la búsqueda y actividades personales, que fomentan la creatividad, sucitan la iniciativa, estructuran el saber y disciplinan la mente.

 

• Ofrecen una progresión en el trabajo, una continuidad en el hacer y en el aprender, en la búsqueda, evitando caer en la rutina de la repetición.

 

• Y, por último, ofrecen la posibilidad de controlar el error, de esta manera, como afirmaba la doctora Montessori, se acompaña el trabajo de una reflexión y un sentido crítico que necesitan igualmente un entrenamiento y precisión, al tiempo que les va proporcionando a los alumnos la seguridad en lo que va haciendo.

 

Requisitos de inscripción:
Requisitos

Reglamento:

Reglamento 2014-2015


Horario:

de 7:30 am a 2:30 pm

 

 

 

 

 

index | primarias-recomendables-en-veracruzeducacion-infantil-en-veracruz | preescolar-en-veracruz | primarias-recomendables-veracruz | secundaria-en-veracruz | estimulacion-temprana-veracruz | psicomotricidad-ninos-veracruz