El niño está ávido de aprender por medio de los sentidos. Tiene gran necesidad demovimiento y ritmo.


De ahí la importancia de los ejercicios rítmicos de la danza desde edad maternal pues enseñan a los niños a ponerse de puntillas, sentarse convenientemente, a relajarse cuando se acuesta, a moverse con flexibilidad, a dominar sus movimientos, a expresarse, a seguir las evoluciones de los otros que danzan y a animar el movimiento corporal por la vida del alma.


Además estas actividades benefician la circulación de la sangre y de la digestión, favorece la sensibilidad psíquica y el dominio del cuerpo, para adquirir la precisión, finura y velocidad de las actividades sensoriales tales como el tacto, oído, vista y sobre todo, para favorecer el desarrollo de la personalidad.


En su educación primaria además se les va introduciendo el gusto por nuestro folklor veracruzano por lo que todos participan en un baile jarocho en un evento escolar para festejar el día de las madres.